Shameless

2 marzo, 2016

Netflix me sorprendió unas semanas atrás cuando me recomendó una serie que ya había escuchado pero nunca había visto. Cansado de la telenovela mexicana de Prison Break y ya sin más películas de Johnny Deep de siglos atrás, solo alcanzo con ver que tenía un 94% en Rotten Tomatoes y 8.7 en IMDb para darle una chance al primer capítulo. Cuando quise darme cuenta ya iba por la mitad de la segunda temporada y no quiero perder más tiempo sin ver todo lo que me falta aún.

Shameless es todo lo que está bien: comedia bien hecha, realismo, drama sin excesos innecesarios y libertad para hablar de cualquier tema. El contrato con el espectador supone que este último se olvide de los prejuicios que arrastra consigo y acepte los términos y condiciones de una serie que nos demuestra que nada es tan grave en esta vida como para dejar de pasarla bien.

Frank (William H Macy) es el padre, no responsable ni presente, de seis hijos que varían entre los 20 y los 2 años de edad. Fiona (Emmy Rossum) es la más grande de las hijas y quien cuida de sus hermanos con la ayuda de sus vecinos y amigos no convencionales.

Shameless

Shameless

Situada en Chicago, todo el vecindario aporta a la serie, y cada quien tiene su historia, perfectamente contada. Las actuaciones de todos los personajes llevan la serie a otro nivel y lucen la trama aun mucho mas. William Macy (Fargo, la del 96) logra que lo odies y lo ames en un mismo capitulo y realmente pasas de un extremo a otro. Emmy Rossum en el papel de Fiona, la hija mas grande, sobresale una y otra vez a lo largo de los episodios bancándosela tanto para el drama como para la comedia. El resto de los hijos también se lucen tanto en sus historias particulares como en el conjunto familiar, cada cual con un estilo y todos de excelente manera (Emma Kenney haciendo de Debbie se la lleva toda junta).

Completan el elenco otros muchos extras pero sin duda Joan Cusack está en el top 3 de la serie, con una interpretación brillante que no tiene ningún tipo de desperdicio. Shameless es un himno para los diferentes pero sin caer en victimizaciones ni moralejas de manual. No hay héroes ni villanos, no hay bien o mal, hay decisiones que se toman de manera correcta e incorrecta y hay una familia que permanece “unida” ante todas las adversidades.

La serie revindica la unión fraternal por sobre todas las cosas y hace mucho hincapié en la rotura de estructuras y pre conceptos, desacreditando cualquier tipo de prejuicio y demostrando que con un poco de ayuda de los amigos, casi todo se puede. No quisiera que nadie se pierda la oportunidad de verla, desde los mas chicos hasta los abuelos, úsenlo como espacio de reflexión social.

Si, Shameless es directa, sin censura de ningún tipo y sin problemas para hablar de ningún tema, ninguno, pero así también es la vida. La comedia es para reírse a carcajadas y el drama es para quedarse un buen rato en silencio sin necesidad de hablar, es una serie con todo lo necesario para ser excelente, y lo es. Los invito a reírse de lo que nunca se rieron y a pensar sobre lo que nunca pensaron, por que ridiculizar el dram

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El Séptimo Podcast © 2018 hola@septimopodcast.com