Class of 1984

24 agosto, 2018

Hace unas semanas hablamos de una obra de culto que ponía su foco en la violencia juvenil en los colegios. Como si fuera una premonición de estos convulsionados tiempos. En aquella oportunidad hablamos de Class of 1999 (http://septimopodcast.com/wp/class-of-1999/), que resultó ser una especie de secuela de otra obra, también de culto y con mucho menos reconocimiento por estas latitudes: Class of 1984.

Fue dirigida por Mark Lester, quien también colaboró en la adaptación al guión.  Su debut en la silla detrás de cámaras fue en 1971 con Twilight of the Mayas. Se convirtió en un prolífico director y productor en cine B y entre sus obras se encuentran Firestarter, Commando y Showdown in Little Tokyo, además de las ya mencionadas.

También fue productor ejecutivo en el film, además de hacer lo propio para Steel ArenaSand Sharks y Social Animals.

Si bien citó a A Clockwork Orange (http://septimopodcast.com/wp/ahora-pasa-eh/) como influencia, la inspiración llegó de la siguiente manera: un día visitando su vieja escuela, Monroe High School en 1981, para visitar a un antiguo maestro y noté cómo todo había cambiado desde la época en que asistía a clases. Había pandillas vagando en los pasillos y no había ningún código de vestimenta. Parecía un lugar muy peligroso y me acordé de la película Blackboard Jungle, que era una de mis favoritas en mi adolescencia y pensé que sería bueno intentar hacer que un docente vuelva al colegio y se enfrente a las bandas que manejan el lugar. Esa era la idea y empecé a hacer un montón de investigación. Ahí fue cuando descubrí los violentos índices de violencia en las escuelas. Mucho antes de Columbine y todas esas cosas. Entonces, todos esos elementos; peleas de pandillas, prostitutas, drogas e inclusive un maestro que iba a clase armado y pensé “¿Es posible que enseñe de esa manera?” Entonces reuní todos los elementos en una historia que hablara de una escuela urbana y así es como comenzó.

Respecto a cuál fue el desafío más grande que enfrentó durante la filmación: El cásting para la pandilla tenía que ser muy específico. Tenía que crear esos personajes que no existían. Los actores personalizaban a rockeros punk, por eso tenían los elementos de los artistas del género y los incorporé en el film. Además, eran los tiempos previos al CGI (animación generada por computadora), por lo que teníamos que ser creativos y utilizar dobles de riesgo, cuando ahora muchas de estas cosas se hacen con tecnología.

La historia original fue escrita por Tom Holland, escritor, director y productor. Entre sus obras adaptadas a la pantalla se encuentran Psycho II, Fright Night y la adaptación de Child’s Play, conocida como Chucky, el Muñeco Diabólico. Estas dos últimas también las dirigió.

Actuó en más de doscientos comerciales entre las décadas del ’60 y ’70.

En el guión adaptado trabajaron el mismo Holland, el ya mencionado Mark Lester y John Saxton, conocido por Blackout y Title Shot.

Class of 1984 nos muestra a Andrew Norris, un profesor de música que llega a un conflictivo colegio dominado por una violenta banda con reminiscencias punk.

Perry King dio vida a Andrew Norris, un denodado profesor que quiere poner coto al dominio de la pandilla, haciendo su trabajo de la mejor manera posible. Según el propio Mark Lester, King fue el primer y único actor que tuvo en mente para dicho rol.

Además, se lo puede ver en The Lords of Flatbush, The Day After Tomorrow y series varias como Riptide y Melrose Place.

Audicionó para el rol de Han Solo en Star Wars. A pesar de no haber conseguido el papel, años más tarde lo lograría en las adaptaciones radiales de la de la saga para la National Public Radio.

En 1986 ganó el Grand Prix de Long Beach en una carrera de celebridades patrocinada por Toyota.

Merrie Lynn Ross personificó a Diane Norris, la esposa de Andrew. Se la puede ver haciendo roles menores en Schoolgirls in Chains y The Lucifer Complex. Fue productora ejecutiva de Class of 1984.

Timothy Van Patten caracterizó al jefe pandillero Peter Stegman. A lo largo de su carrera fue nominado varias veces para el premio Emmy, el cual ganó en dos oportunidades.

El concierto que toca en una escena, es de su autoría. Muchos de sus primeros planos están tomados desde un ángulo bajo para hacerlo parecer más amenazante.

Otras apariciones suyas en pantalla incluyen Escape From El Diablo y la serie True Blue.

Con el tiempo se dedicó a la dirección, con buena recepción por parte de la crítica, con productos tales como The Sopranos y The Pacific.

Roddy McDowall personificó a Terry Corrigan, un docente que intenta poner a Andrew al corriente de la situación que se vive en el colegio, adoptando un rol de consejero. Nacido en Londres en 1928, obtuvo un Golden Globe por Cleopatra.

Su vasta trayectoria, con más de doscientos trabajos, incluyen Fright Night, como Peter Vincent, Planet of the Apes, como Cornelius y la voz de The Mad Hatter en las series animadas de Batman y Superman de Warner Bros.

Algunos de los alumnos más aplicados en la clase de música son Arthur y Deneen, personificados por un jovencísimo Michael J. Fox y Erin Noble.

Fox, nacido en Canadá, es recordado por el icónico Marty Mc Fly en la saga Back to the Future, cosechó varios Golden Globe a lo largo de su carrera por Family Ties y Spin City, además de otras nominaciones. Además de las ya mencionadas, también destacó en Teen Wolf, The Secret of My Succe$s y Boston Legal.

También produjo su propio show televisivo.

A los ocho años le regalaron su primera guitarra y aprendió a tocar convirtiéndose en autodidacta.

En 1991 le diagnosticaron mal de parkinson. A raíz de ello, en 2001 publicó el libro Lucky Man, también abordando otras situaciones que tuvo que atravesar en su vida. En 2009 editó su autobiografía llamada Always Looking Up: The Adventures of an Incurable Optimist.

En Barnaby, British Columbia, hay un teatro que lleva su nombre.

La temible pandilla se completa con Drugstore (Stefan Arngrim), Barnyard (Keith Knight), Patsy (Lisa Langlois) y Fallon (Neil Clifford), todos ellos continuaron en la actuación con roles menores en varias películas.

La música fue compuesta por Lalo Schiffrin, quien fuera nominado al máximo galardón en la industria en seis oportunidades, sin alcanzarlo. En su prolífica trayectoria, se pueden apreciar sus composiciones en Mission: Impossible, Amityville II: The Possession y Rush Hour.

La película se rodó en 45 días en Toronto. Algunos cines la proyectaron en doble programa junto con Mad Max 2: The Road Warrior. Mark Lester la considera como el mejor trabajo de su carrera.

Para la banda juvenil de Andrew Norris se seleccionó una verdadera banda escolar.

Muchos de los grafitis que se pueden ver en las paredes tardaron en ser quitados una vez concluida la filmación, lo cual generó la sorpresa en los alumnos del colegio.

Class of 1984 es una interesante obra, que aún hoy sigue logrando su efecto, con interesantes momentos. Perry King está muy bien en su rol protagónico y Van Patten logra convertirse en un ser irritante y despreciable, lo cual habla de la dirección y de su capacidad de interpretación. Su status de culto es sumamente justificado, y si a eso le sumamos una temprana aparición de Michael J. Fox, cuando aún no llevaba la J., el combo está completo.

Qué proféticos parecen las escenas recreadas, donde los alumnos prácticamente caminan por la cabeza de los docentes. Algo impensado treinta años atrás, pero moneda corriente en estos tiempos tan absurdos y enrevesados en los que vivimos. Hoy el docente tiene que estar pidiendo disculpas por poner un aplazo y tener cuidado de no ofender a ningún padre, madre o tío de un colegio público para que no lo revienten a trompadas a la salida, como ha ocurrido en varios casos. En los colegios privados, el cantar es otro, porque con las matrículas, los padres se aseguran de ir a reclamar si la nota del hijo no es la que ellos aspiran, dejando de lado el aprendizaje como tal. Hoy por hoy, los padres marcan la nota que hay que ponerle a los chicos, bajo amenaza de sacar al alumno del colegio. Y los colegios-empresa, no pueden darse el lujo de perder una matrícula, o cuota. Es irónico que estemos hablando de esto en pleno 2018. Mark Lester se adelantó y bastante cerca. Porque era un fuera de clase. Clase 1984.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El Séptimo Podcast © 2018 hola@septimopodcast.com