Death Wish

12 septiembre, 2017

Él es Paul Kersey. Esta es la historia de un hombre que decidió limpiar la ciudad más violenta del mundo. Empezó donde los superpolicías abandonaron. Llámenlo un vigilante loco. Llámenlo un héroe. De cualquier manera, él siempre acierta“.

Estrenada el 24 de julio de 1974. En España se la conoció como El Justiciero de la Ciudad, mientras que en Latinoamérica se proyectó como El Vengador Anónimo.

Fue dirigida por Michael Winner. Un director, escritor y productor nacido en Londres. Entre sus trabajos más recordados además de la presente y dos de sus secuelas, se encuentran The Stone Killer, The Sentinel y The Big Sleep.

Fue crítico de restaurants y participó en un comercial del café instantáneo Kenko parodiándose a sí mismo.

Editaba sus propias películas bajo el seudónimo Arnold Crust.

Dirigió varias veces a Charles Bronson, Michael Crawford y Oliver Reed, a quien persuadió para que aceptara trabajar en Gladiator, el que fuera su último film.

En una entrevista afirmó que “No hay un lado moralista en Death Wish. Es una farsa agradable“.

Algunas de sus mejores frases:

“Si querés arte no te metas con las películas. Comprate un Picasso

“Haría Death Wish XVI con Charles Bronson si creyera que pudiera darnos beneficios”.

El guión fue una adptación de Wendell Mayes sobre una novela de Brian Garfield.

El primero de ellos trabajó en The Poseidon Adventure y Anatomy of a Murder, por la cual obtuvo una nominación de la Academia.

Garfield, por su parte, fue un prolífico escritor que utilizó varios seudónimos para publicar y obtuvo el premio Edgar a la mejor novela por Hopscotch. En 1972 publicó la novela que da título al film y en 1975 llegó el turno de Death Sentence, que conservaba la temática y sobre la cual se hizo una versión libre cinematográfica. Otra de sus obras adaptadas fue The Stepfather. Death Wish fue la primera de sus obras en ser llevada al cine.

Death Wish nos muestra cómo Paul Kersey, un ciudadano correcto y amoroso padre de familia pierde a su familia tras un ataque de delincuentes y chocando con la inoperancia y burocracia policial decide tomar la justicia por sus manos actuando como un vigilante solitario.

El rol protagónico fue destinado al icónico Charles Bronson. De vastísima trayectoria, que data de más de un centenar de trabajos, es reconocido por sus personajes duros e implacables. Algunas de sus apariciones más destacadas son The Great Escape, The Magnificent Seven, The Mechanic y Hard Times, además de la saga iniciada con Death Wish.

Nacido como Charles Dennis Buchinsky, a principios de los ’50 lo cambió a Bronson por sugerencia de su agente, quien temía que su apellido natal perjudicara su carrera en pleno auge de la persecución del mccarthysmo hacia los comunistas. El nombre Bronson lo tomó de la entrada de los estudios Paramount, llamada Bronson Gate.

Cuando firmó su primer contrato con el agente Paul Kohner, le dijo que si lo convertía en una estrella le reglaría un Rolls Royce. Cumpliendo con su palabra, cuando logró la fama, le envió un auto de dicha marca recién salido de fábrica directo hacia su casa.Al final de su carrera se sentía algo frustrado por haber sido encasillado en roles de vigilante callejero, luego del éxito obtenido como Paul Kersey.

En una oportunidad le respondió a las críticas despiadadas diciendo: “No hacemos películas para los críticos. Después de todo, ellos no pagan para verlas“.

Tiene su propia estrella en el Hollywood Walk of Fame.

Hablaba lituano, griego y ruso en forma fluida.

En Reservoir Dogs emplean varias veces el término Charles Bronson como sinónimo de tipo duro.

El dibujante de manga Yoshiyuki Okamura, creador de Fist of the Northern Star (http://septimopodcast.com/wp/puno-la-estrella-del-norte/), tomó el apodo Buronson en honor al actor y se dejó un bigote similar.

En 1963 Sergio Leone le ofreció trabajar en Per Un Pugno di Dollari (A Fistfull of Dollars), pero lo rechazó y el papel terminó quedándoselo Clint Eastwood.

Era un talentoso pintor. En una oportunidad realizó una muestra seudo-anónima exhibiendo sus pinturas firmadas con su apellido real y logró venderlas en menos de dos semanas.

Joanna Kersey, la esposa de Paul, estuvo interpretada por Hope Lange, actriz que contaba con una nominación de la Academia por su labor en Peyton Palace. Recordada por sus apariciones en The New Dick Van Dyke Show, Blue Velvet y The Ghost & Mrs. Muir.

Era la sobrina de la fotógrafa Dorothea Lange, famosa por su obra la Gran Depresión, incluyendo la icónica imagen Migrant Mother.

Cuando coprotagonizó Bus Stop con Marilyn Monroe, la diva se sintió molesta por la presencia de una rubia más joven y envió una serie de memos a los productores y al director sugiriéndoles que Lange se tiñera el cabello de marrón.

El teniente de policía Frank Ochoa, quien investigaba los casos donde aparecían delincuentes muertos fue interpretado por Vincent Gardenia. Nacido en Italia, fue nominado al Oscar en dos oportunidades. La primera de ellas por Bang the Drum Slowly y la otra por Moonstruck. Entre sus más de cien apariciones en pantalla se encuentran Little Shop of Horrors y The Hustler.

Paralelamente, tuvo una prolífica carrera sobre las tablas obteniendo el premio Tony en una oportunidad y siendo nominado en otra.

La banda sonora fue realizada por el talentoso Herbie Hancock, legendario pianista de jazz y compositor. Su labor para ‘Round Midnight, en la cual también actuó, fue galardonada con una estatuilla dorada y una nominación para el Golden Globe

Su música fue empleada en más de cien películas y en su álbum de 2005, titulado Possibilities colaboró con artistas como Sting, Paul Simon, Carlos Santana y Annie Lennox.

Fue autor de dos populares clásicos del género: Watermelon Man y Cantaloupe Island, que décadas más tarde sería sampleada por el grupo de hip hop US3 e incluida en el film Super Mario Bros.

La película marcó el debut cinematográfico de Jeff Goldblum, en un rol con pocas escenas en pantalla.

La franquicia tuvo cuatro secuelas en las cuales Bronson mantuvo el protagónico: Death Wish II, Death Wish 3, Death Wish 4: The Crackdown y Death Wish V: The Face of Death. Se anunció una remake para noviembre de 2017.

El productor Dino De Laurentis y Paramount querían bautizar el film como The Sidewalk Vigilante porque pensaban que incluir Death en el título podría ahuyentar a las audiencias.

Wendell Mayes preservó la estructura básica de la novela y mucho del diálogo filosófico. Fue su idea la de otorgarle mayor protagonismo al detective Ochoa.

Después de finalizada The Stone Killer, Charles Bronson y Michael Winner querían hacer otra película juntos. Empezaron a ver guiones y mientras discutían el de Death Wish, el director le contó el argumento:

_ Es sobre un tipo de familia. Su mujer e hija son atacadas y hospitalizadas. Entonces, él sale y comienza a dispararle a los atracadores.

_ Me gustaría hacer eso. _ Respondió Bronson.

_ ¿La película?

_ No. Dispararle a los atracadores.

Sobre la película, el protagonista declaró: “No propongo que nadie salga a tomar la ley en sus propias manos. Tampoco creo que la película abogue sobre eso. Si hay una lección en mis películas es que la violencia no conduce a ningún lugar. Mi opinión es que la violencia sólo genera violencia“.

El film había sido rechazado por otros estudios debido a su controversial temática y a la dificultad de contratar a alguien adecuado para el rol de vigilante.

Luego de verla, Brian Garfield se mostró disconforme con el resultado de la adaptación de su obra debido a su prédica hacia el fenómeno del vigilantismo, lo que lo impulsó a escribir Death Sentence, una novela que trata sobre las consecuencias de estas acciones.

Tampoco le agradó la elección del protagonista. Cuando se le preguntó el por qué declaró: “al verlo, inmediatamente comprendés que va a empezar a matar personas”. Winner minimizó la crítica diciendo que era un idiota.

Tanto en la novela como en el guión original no había escenas de Paul Kersey interactuando con su esposa. El director decidió incluir un diálogo en el que describieran una relación feliz.

Paul Kersey era uno de los dobles contratados, quien aceptó que usaran su nombre para el rol protagónico a cambio de que le permitieran aparecer en todas las escenas que requirieran de un extra.

Saul Rubinek caracteriza a un pandillero vistiendo una campera de motociclista con una bandera norteamericana. Veinte años más tarde interpretó un rol completamente diferente al ser un detective del departamento de policía de New York en la quinta de las secuelas.

En un comic de Spider-Man de mediados de los ochenta hay una viñeta en la cual se retrata al vengador anónimo sosteniendo un diario con un titular que dice “Vigilante”.

Death Wish. Un clásico del género y la película que terminó de consagrar, e identificar en un rol, a Charles Bronson. Imitada y parodiada cientos de veces, la primera de un nuevo rumbo, creadora de un subgénero en sí mismo y el inicio de una saga. Era una fija en los sábados de super acción, cuando no había tanta oferta y elección de contenidos a disposición del espectador.

Hace unos días tocaron el timbre. Se acaba de presentar un tal Paul Kersey. Me recorre un escalofrío por todo el cuerpo y sé que si me sigo quedando acá y entablo amistad con él, mis días están contados.

En cada una de las entregas la víctima que refuerza su convicción de tomar la justicia por mano propia termina siendo un familiar o un amigo. Por eso, pondré en venta el departamento y trataré de mudarme sin dejar ningún tipo de contacto para evitar ser yo quien traiga de regreso al Vengador Anónimo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El Séptimo Podcast © 2017 hola@septimopodcast.com