Doc y Marty? No, Morty. Rick and Morty

11 noviembre, 2015

Nunca fui una persona muy adicta a las series de animación, ni anime, ni nada del estilo. Si bien de chico me pasaba horas y horas mirando Nickelodeon y Cartoon Network, no fue una manía que continuó en mi vida. Más allá de Los Simpsons obviamente, una vez que di el salto a las personas de carne y hueso nunca volví a mirar para atrás. Por suerte, la vida solo me da razones para estar equivocado.

Si hay algo a lo que nunca le di la atención que merece es a la cadena Adult Swim. Esta consiste en un segmento que se transmite en Cartoon Network en horarios fuera de la protección al menor (Acá en Argentina se pasa en iSat a medianoche), y produce sus propias series orientadas a un público adulto. Claramente no porno, como la palabra adulto sugiere, sino series exageradamente violentas; con un humor negro, ácido, provocativo, políticamente incorrecto, etc.

Una de las series que descubrí hace muy poco de esta cadena fue Rick and Morty. Repetidas veces me había topado e ignorado con esta serie hasta que decidí darle una oportunidad. La vi más de una vez entre las series con mayor puntuación en IMDB y no se porque nunca le prestaba atención, hasta que un día empecé a leer un poco más. Basto solo con enterarme de que estaba inspirada a modo de parodia de Volver al Futuro (Doc y Marty, Rick y Morty…) como para tener mi atención. Vi un par de capítulos y ya estaba totalmente obsesionado. Me encanto la estética, el humor, el formato de los capítulos, las referencias a cine, cultura pop (y nerd sobretodo), los personajes y sus actuaciones… Realmente todo.

Rick and Morty trata de las aventuras de Rick, un genio científico alcohólico con un gran interés por la infinidad de universos que existen simultáneamente y se la pasa recorriendolos, saltando de unos a otros junto a su nieto Morty, quien posee ciertos desórdenes sociales como ansiedad o cierta depresión (a causa de la inestabilidad de su familia). Dicho así parece un drama super denso, pero la verdad es que con lo delirante que se vuelve cada uno de los capítulos no es para nada drama denso. Aunque sí tiene algunos momentos bastante bajoneros y oscuros.

Rick and Morty

Rick and Morty

Uno de los factores que ayudó muchísimo a incrementar mi obsesión con Rick and Morty fue su estilo similar a Invasor Zim, una de mis series animadas preferidas, no solo de mi infancia. Esta fue una serie de Nickelodeon sobre un extraterrestre que era enviado al planeta tierra para conquistarlo, y mostraba un planeta tierra muy grotesco lleno de habitantes idiotas. La serie tenía un sentido del humor bastante parecido al de Rick and Morty, pero al estar en un canal para niños en horarios de protección al menor, fue cancelada cuando presentaron los guiones para su segunda temporada. Al parecer en esta segunda temporada, Invasor Zim apuntaba a una historia todavía más oscura y adulta que en la primera, y nadie pudo saber como iba a continuar esa historia. Hasta que hace poco, su creador Jhonen Vázquez, decidió terminar la historia a modo de novela gráfica, en la que (por suerte) no va a tener las restricciones de un canal de televisión infantil; por lo que es muy probable que se vaya todo a la mierda. Para bien.

Si hay algo que me gusto mucho de la serie es el formato de los capítulos. No es algo que sea raro en este tipo de series animadas, casi todas consisten en capítulos cortos de media hora que no tienen mucha conexión entre sí. Pero gracias a la temática de la serie, en cuanto a los universos paralelos, los capítulos son totalmente distintos entre sí, cada uno tocando algún concepto pseudocientíficos diferente, personajes diferentes, mundos diferentes, problemas diferentes. Tranquilamente podes ver un capitulo en algún momento libre del día y quedar satisfecho, sin la necesidad de pasar al siguiente capítulo a causa de un “cliffhanger” (no fue mi caso, me fume las dos temporadas que hay hasta el momento en tres días).

Además,  Justin Roiland y Dan Harmon, los creadores, son dos ultra nerds fanáticos del cine, la música y la cultura pop; además de ser unos obsesivos por los detalles, y esta es una de las características que más destaco de cualquier tipo de producción. Aprecio muchísimo cuando alguien le pone tanta atención a los detalles que cuando, por ejemplo, el techo de la casa se rompe por culpa de unos personajes, el agujero o emparche quedan ahí durante toda la serie. Es una boludez, pero en mi hace muchísimo.

Definitivamente esta serie despertó el amor que tenía por este tipo de series animadas en mi infancia, y me hizo darme cuenta que no tiene porqué ser parte únicamente de la niñez, cuando hay miles de mentes brillantes que realmente creen en el formato de animación y hacen genialidades como esta. Adult Swim es un espacio que merece un poco más de atención.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El Séptimo Podcast © 2019 hola@septimopodcast.com