El Rocky Sangrante

16 noviembre, 2018

Que la realidad supera a la ficción es una frase que se ha utilizado innumerable cantidad de veces. El séptimo arte se ha encargado de contar estas historias, tanto en forma de adaptaciones como en narraciones inspiradas a partir de un suceso determinado. Dentro de estos últimos, uno de los más reconocidos es el del icónico e inmortal Rocky, que narraba la historia de un underdog, tal y como se denomina a los boxeadores que suelen ser utilizados como sacos para ser golpeados y en los que no se deposita ninguna esperanza, que tenía la oportunidad de enfrentar al púgil más grande de todos los tiempos. En aquella ocasión se trataba de Apollo Creed, revisitando una suerte de David y Goliat. Pero esta conmovedora historia tuvo su protagonista de carne y hueso que enfrentó a Muhammad Ali y paralizó al mundo por un instante: Chuck Wepner, también apodado The Bleeder.

Se estrenó el 7 de diciembre de 2016 en Italia, en el Festival de Venecia. En los Estados Unidos se la rebautizó como Chuck por miedo a que el público la relacionara con una película de terror, mientras que en el Reino Unido mantuvo su nombre original. En Brasil se la conoció como Punhos de Sangre.

Fue dirigida por Philippe Falardeau, nacido en Canadá en 1968. Su debut fue en La course destination monde, un documental televisivo. En 2000 fue premiado en el Festival de Toronto por La Moitié gauche du frigo. Otra de sus obras fue Congorama y, en ambos casos, también fue el autor del libreto.

Sobre su actividad declaró: Un set de filmación puede ser muy estricto. Las cosas están organizadas de manera militar. Quiero asegurarme de poder romper esto y crear una atmósfera relajada que se asemeje a un campamento veraniego. Cuando llega el momento de trabajar, hay que trabajar. Y cuando es tiempo de divertirse, hay que disfrutarlo. Se trata acerca de establecer una relación de confianza.

Cuando se le preguntó qué era lo que le atraía para hacer un film de boxeo, sus palabras fueron: Hace un siglo era un deporte de caballeros, pero se convirtió en algo que despertó el interés de las clases bajas. Trata más sobre el realismo que transcurre en nuestra historia, pero siempre me fascinaron las personas que aceptan el hecho de ser golpeados todo el tiempo. En cuanto a Chuck, cuanto más le pegan, más sangra y la gente más lo quiere. Entonces, ¿qué te pasa por la cabeza cuando la gente te quiere PORQUE sangrás?

El guión fue responsabilidad conjunta entre Jeff Feuerzeig, Jerry Stahl, Michael Cristofer y Liev Schreiber.

El primero de ellos fue el escritor de los documentales The Real Rocky  y The Devil and Daniel Johnston, el cual dirigió..

Jerry Stahl, por su parte, trabajó para series televisivas tales como ALF y CSI: Crime Scene Investigation, además de ser el autor de Bad Boys II. Realizó un cameo en Zoolander, como periodista de VH1.

En 1995 escribió el libro Permanent Midnight, contando su experiencia al salir del consumo de heroína. Posteriormente, se haría la versión fílmica con Ben Stiller personificándolo.

Michael Cristofer, el tercero de los mencionados, fue responsable por The Witches of Eastwick, Mr. Jones y Original Sin, la cual dirigió. En su faceta actoral ha participado en series varias como I, Robot, Ray Donovan y Lincoln.

Chuck, o The Bleeder, nos sitúa en la vida de Chuck Wepner, el Sangrador de Bayonne después de su recordada pelea con Muhammad Ali.

El protagonista de esta historia fue encarnado por Liev Schieiber, quien fue nominado en varias oportunidades para el Golden Globe por su labor en Ray Donovan, donde volvió a coincidir con el ya citado Michael Cristofer y es productor de la misma.

Es reconocido por su labor en Scream, X-Men Origins: Wolverine, donde personificó a Victor Creed, y Spotlight.

Suele hacer las narraciones en off para comerciales y documentales. Entre ellos, la serie HBO Sports of the 20th Century.

Trabajó en teatro, con muy buenas repercusiones, llegando a obtener un premio Tony, máximo galardón de la industria.

Es amigo de Hugh Jackman, con quien trabajó en la ya mencionada X-Men Origins y Kate & Leopold.

Elisabeth Moss caracterizó a Phyliss Wepner, segunda esposa del boxeador. La actriz obtuvo tres nominaciones para el globo dorado, haciéndose con él en dos oportunidades por The Handmaid’s Tale, de la cual fue productora,  y Top of the Lake.

Otras de sus apariciones en pantalla fueron Girl, Interrupted y Queen of Earth. También aportó la voz de Arisia para la película animada Green Lantern: Emerald Knights.

En sus inicios quería ser bailarina profesional y estudió ballet en New York, pero cuando las oportunidades comenzaron a llegar de la mano de la actuación, comenzó a dedicarse a ello.

Al Braverman, el manager y entrenador del protagonista, fue encarnado por Ron Perlman, ganador del Golden Globe por la serie Beauty and the Beast, que coprotagonizó junto a Linda Hamilton.

Con más de doscientas apariciones en pantalla es recordado por Hellboy, Sons of Anarchy y Hand of God, de la cual fue productor. También ha aportado voces para series animadas tales como Transformers: Power of the Primes, siendo Optimus Prime; Slade en Teen Titans, y Killer Croc en The Batman.

Es un ávido fumador de cigarros y sus personajes suelen fumarlos en pantalla.

Participó en comerciales y grabó varios audiolibros y en sus inicios intentó con el stand-up.

Naomi Watts caracterizó a Linda, la tercera esposa de Wepner. Al momento de la filmación contaba con dos nominaciones de la Academia por 21 grams y The Impossible, que también fue considerada para el Golden Globe.

Nacida en Shoreham, Reino Unido, su primera aparición en pantalla fue en 1986 con la recordada Return to Eden, que en Argentina se tituló La Vengadora. Otros trabajos fueron King Kong, Mulholland Drive y Birdman.

Es productora ejecutiva de la serie Gipsy.

Sus actrices favoritas son Meryl Streep, Jodie Foster y Julianne Moore.

A los dieciocho intentó ser modelo y fue contratada en Japón. A los veinte, trabajaba como asistente de edición en Australia y descubrió su vocación actoral luego de haber visto Fame y probar suerte en varios castings.

Rechazó el papel de Susan Storm en Fantastic Four, que luego sería de Jessica Alba.

En su celular tiene Money, de Pink Floyd, como ringtone. La risa maníaca que se escucha en dicha canción es de Peter Watts, su padre, quien fuera road manager de la banda.

En una oportunidad declaró: Nunca soy reconocida en la calle. Soy muy afortunada por ello. La gente me ve como una muñequita en la alfombra roja, pero en la vida real no me veo así. Me confundo fácilmente entre la multitud. Mi marido, Liev Schreiber es diferente y muchas veces la gente me empuja para acercársele, diciendo “¿No es ese el tipo…?” y empiezan a enumerar las películas en las que participó. Entonces me preguntan si les puedo sacar una foto, sin tener la menor idea de quién soy.

También aparecen Michael Rapaport, quien participó en Deep Blue Sea, como Don Wepner; Pooch Hall (Ray Donovan, A Dog’s Purpose) como Muhammad Ali y Morgan Spector (Homeland) como Sylvester Stallone.

La música estuvo compuesta por Corey Allen Jackson, autor de las bandas sonoras de I Spit on Your Grave y The Exorcism of Molly Hartley.

En la vida real, James Brown cantó en el ring antes de la pelea entre Ali y Wepner, tal y como se vio años más tarde en Rocky IV, previo al combate entre Apollo e Ivan Drago.

Schreiber y Watts eran pareja en la vida real y se separaron en 2016, tras 11 años juntos.

Chuck contiene una buena historia, con buen ritmo, personajes que uno siente que podría conocer a la vuelta de la esquina. Las actuaciones protagónicas tienen su propio peso, con lo cual realzan las escenas y la ambientación es impecable. Hay momentos que son para atesorar y que enriquecen la historia. Puede que se trate de licencias, pero no por ello, menos embellecedoras. Hay escenas en las que dan ganas de ir al bar al que acude Chuck y escuchar sus anécdotas. O también para conocer a Linda, que parece encantadora. Eso sí, siempre teniendo el recaudo de no despertar la furia del underdog que le arrastra el ala, o el guante. Ya lo decía Rocky, el legendario personaje que inspiró: Todo aquel que tenga dos puños tiene una oportunidad. Y si no, preguntale a Chuck.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El Séptimo Podcast © 2018 hola@septimopodcast.com