El Gran Héroe Americano

3 agosto, 2018

Los dorados años ochenta. Quienes crecimos en aquellos tiempos, recordamos con cariño muchos juegos, libros, películas y series. Precisamente, una de ellas fue la que rompió con algunos precedentes para terminar convirtiéndose en fenómeno de culto. Estamos hablando de The Greatest American Hero, estrenada el 18 de marzo de 1981, emitida por la pantalla chica con el nombre de El Gran Héroe Americano para España y Argentina, mientras que en otros países de habla hispana fue titulada como en Colombia como El Superhéroe Americano y en México como Súper Héroe por Accidente.

Fue creada por el productor Stephen J. Cannell, quien en su juventud trabajó en el negocio familiar hasta que le vendió a Universal un guión para una serie conocida como It Takes a Thief, lo que le significó ser contratado posteriormente para Ironside y Columbo.

En 1979 dejó Universal para fundar su propia compañía, Stephen J. Cannell Productions, siendo The Greatest American Hero una de las primeras en salir a la luz. Durante los primeros años su oficina se encontraba en el estacionamiento de Paramount Studios, aunque que sus productos los distribuía Universal Studios.

Entre sus creaciones se encuentran series míticas como The Rockford Flies, por la que obtuvo un Emmy, Baretta, The A-Team, Wiseguy, 21 Jump Street y Renegade. En todas ellas fue productor, además de serlo en la adaptación cinematográfica de The A-Team.

Además, actuaba eventualmente en roles menores. Uno de ellos fue el de Dutch Dixon en, la ya mencionada, Renegade.

También era escritor de novelas, y al respecto comentó: Escribir me da una gran satisfacción que nunca pude encontrar en los libretos para la televisión. Cada palabra, cada historia, cada descripción es mía. En los guiones, tenés que hacer sacrificios y comprometerte para calmar a los productores y ejecutivos. Es más colaborativo. En este punto de mi carrera quiero hacer las cosas a mi manera y a mi ritmo.

En cuanto a los superhéroes se manifestó con las siguientes palabras: La cultura cambió, y también los superhéroes. Por eso un tipo rudo y de mandíbula cuadrada, estoico y conservador, sería visto como un idiota.

El Gran Héroe Americano nos muestra las aventuras del profesor de alumnos con problemas de conducta, Ralph Hinkley, a quien unos extraterrestres le entregan un traje que le proporciona superpoderes tales como volar, ver a través de las paredes o que las balas no puedan dañarlo. Este traje de aspecto ridículo funciona únicamente con él, que no sabe utilizarlo del todo ya que perdió el manual de instrucciones. Por ello, se generan accidentes y torpezas que serán muy características a lo largo de la serie.

William Katt dio vida al profesor Ralph Hinkley. Con una trayectoria que supera el centenar de apariciones en pantalla, es reconocido por sus participaciones en Carrie, la saga televisiva de Perry Mason, First Love y House.

Le molestaba muchísimo el traje de The Greatest American Hero. Debido a ello, la revista TV Guide tuvo que utilizar una ilustración suya en lugar de una foto para la portada.

Respecto a la actuación, expresó: Cuando interpreto a un buen tipo, trato de explorarlo y descubrir qué aspectos lo hacen más interesante. Cuando hago de un malo, trato de explorar todo aquello que lo hace bueno. Nadie cree realmente que  soy un mal tipo.

También, por aquellos años, publicó un disco de soft rock titulado Secret  Smiles bajo el seudónimo de Billy Katt

Además, respecto al comienzo de la serie, reconoció que al principio él y Robert Culp tenían dificultades para trabajar juntos. Katt interpretó que dicha situación les serviría para llevarla a los personajes, reflejando esa tirantez, pero ambos pudieron resolver sus diferencias y se han convertido en buenos amigos con el correr del tiempo.

En 2008 dio comienzo a su propia línea de cómics, Catastrophic Comics, con el lanzamiento de Sparks, la cual co-creó con Christopher Folino.

Audicionó para el rol de Luke Skywalker en la primera Star Wars, al igual que Kurt Russell, quien hiciera lo propio para convertirse en Han Solo.

Robert Culp interpretó a Bill Maxwell, un agente del FBI que conoce el caso de los extraterrestres y convence a Ralph para que conserve el traje.

Bill Maxwell no estaba para proteger a Ralph, sino que se suponía que tenían que trabajar juntos, y parte del encanto del show era que ellos no siempre lo lograban, pero se convertían, junto con Pam, en un equipo de amigos muy unidos.

También, con numerosas apariciones en pantalla, se lo recuerda por I Spy, por la que fuera nominado para el Golden Globe, Hickey & Boggs y series tales como Columbo y Everybody Loves Raymond. También puso su voz para el videojuego Half-Life 2, y la serie de animación Robot Chicken.

Realizó guiones televisivos para diferentes proyectos, incluyendo los dos que aportó a The Greatest American Hero, los cuales también dirigió.

Era compañero de póker de Hugh Hefner, por lo que era frecuentemente invitado a la Mansión Playboy.

Escribió, dirigió, produjo y narró un documental llamado Operation Breadbasket que se emitió por ABC en 1969. El programa revisaba el uso de boicots como una manera de obtener trabajos para los afroamericanos.

Pam Davidson, la abogada que llevó el juicio de divorcio de Ralph, fue personificada por Connie Sellecca, recordada por su participación en Beyond Westworld, una serie que continuaba lo ocurrido en el film Westworld (http://septimopodcast.com/wp/el-oeste-robotizado/) y Hotel, por la que fue nominada para el globo dorado.

Inicialmente, Pam iba a aparecer solo en el episodio piloto. Ralph iba a tener diferentes novias en cada capítulo, como un gag recurrente, pero Connie Sellecca impresionó tanto a los productores con su actuación, que decidieron que fuera un personaje regular.

En la segunda temporada se la ve muy poco. La razón fue su embarazo en la vida real.

Fue modelo de lencería y moda y lanzó su propia línea de cosméticos.

Rhonda Blake, una alumna que busca ser tratada con amabilidad, fue caracterizada por Faye Grant, a quien se la identifica con su rol de Julie Parrish en la exitosa serie V (http://septimopodcast.com/wp/v/).

También apareció en series de la época tales como The Incredible Hulk (http://septimopodcast.com/wp/el-increible-hulk/) y Voyagers!

Recientemente trabajó en el film Affairs of State

En 1985 fue parte del elenco teatral de Singin’ in the Rain.

La canción de apertura, Believe It or Not, fue compuesta por el productor y compositor Mike Post y Stephen Geyer, dupla compositiva que estuvo a cargo de las bandas sonoras de Magnum y The A-Team. El elegido para cantarla fue Joey Scarbury, en lo que se convertiría en un éxito que trascendería la pantalla chica para convertirse en un hit a nivel mundial, algo inédito hasta ese momento.

La serie se emitió entre 1981 y 1983, con un total de 44 episodios a lo largo de las tres temporadas. Fue cancelada cuando todavía faltaba emitir cuatro episodios. Las razones fueron diferencias de criterios en cuanto al público al que debía ser dirigida, que se reflejaba en el horario, además del éxito arrollador que estaba teniendo otra producción de Stephen J. Cannell: The A-Team. Los capítulos faltantes, así como el fallido piloto de una continuación se incluyeron en las ediciones de coleccionista y en los DVD’s.

En 1986 se intentó relanzar la serie, pero Katt se negó, por lo que se pensó en reemplazarlo por una protagonista femenina. El resultado fue la emisión de un programa piloto que recibió muy duras críticas y el programa fue cancelado.

El apellido de Ralph cambió en el primer episodio de la segunda temporada, de Hinkley a Hanley, porque su nombre sonaba similar al de John Hinckley; el hombre que le disparó al presidente Ronald Reagan, en marzo de 1981, en un intento de asesinato.

A pesar de que DC Comics intentó demandar a los productores, acusándolos de copiar a Superman, la premisa es más cercana a otro personaje de la editorial: Green Lantern, a quien un alienígena le da un anillo de poder que lo termina convirtiendo en superhéroe.

Según el propio autor, el logo del pecho del traje se le ocurrió al inspirarse en unas tijeras de mango cuadrado que tenía en el estudio.

Barbara Hale, la madre de William Katt en la vida real, personificó a la madre de Ralph en algunos capítulos.

En 2008 Catastrophic Comics publicó una miniserie de seis números, escrita por el mismo William Katt junto con Christopher Folino y Sean O’Reilly, con dibujos de Clint Hilinski.

Se ha rumoreado en varias oportunidades la idea de hacer una película, con algunos de los actores de las emisiones originales, pero hasta el momento no se han confirmado.

El Gran Héroe Americano, fue todo un éxito por aquellos tiempos. La fresca e innovadora idea de un superhéroe torpe y desafortunado, más cerca de Spider-Man que de Superman, con momentos de acción, comedia y con un buen contrapunto en Robert Culp.

Hasta ese momento sólo veíamos personajes así en algún episodio de dibujos animados, pero verla en carne y huesos, haciéndonos sentir que cualquiera de los chicos que mirábamos la serie podíamos ser héroes sin tener un físico privilegiado era muy atractivo. Si a eso le sumamos el increíble hit de apertura que se convirtiera en clásico radial, la ecuación cierra por todos lados.

Había comenzado hablando de los ochenta y, por aquellos años, la serie la emitían una vez por semana, con lo cual teníamos que esperar. No teníamos la inmediatez de internet, o de las productoras digitales online de contenidos. Si querías hacerte con los temas de los programas que te gustaran, tenías que armarte de paciencia, y poner un micrófono junto al parlante de la televisión, con lo cual obtenías mucho ruido ambiente, las locuciones del doblaje y apenas podías reconocer la melodía. Pero estaba ahí. En esas cintas. Y todos jugábamos a ser Ralph y tratar de ser héroes.

Otro recuerdo vinculado a la serie fue que por aquellos tiempos, para las vacaciones de invierno pasó por la ciudad el Circo de los Hermanos Gasca. Sí. Leíste bien. Imaginate cómo nos reíamos unos chicos de seis o siete años con eso. ¡Con tan poco! Entre las tantas atracciones en la carpa, llevaron una cama elástica para que un acróbata, ¡muy parecido a Ralph y con el mismo traje! Saltaba y hacía todo tipo de piruetas, haciendo burlas a los conductores y maravillándonos a todos los purretes presentes, que soñábamos con sacarnos una foto con nuestro ídolo al final de la función.

Porque una cosa es segura. A partir de ese día, ya fuera en la pantalla chica, en las viñetas o en una carpa, la diversión tiene su paladín: El Gran Héroe Americano.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El Séptimo Podcast © 2018 hola@septimopodcast.com