Yo soy la ley

14 septiembre, 2018

Héroes, policías y justicieros. Desde sus orígenes, la industria del cine ha contado con protagonistas y defensores de la ley impolutos. Con el tiempo, y el afán de darles mayor verosmilitud y hacerlos identificables con el público, comenzaron a aparecer los antihéroes, muy de la mano del género noir, de la mano de escritores como Hammet, Chandler y tantos otros cuyas obras han sido llevadas a la pantalla grande. El mundo de las viñetas también se vio abordado por la irrupción de un hombre que cumplía la triple función de policía, juez y verdugo. Juez Dredd. Nacido en las páginas de la publicación 2000 A. D. con una marcada influencia de Dirty Harry, pero llevando la violencia un paso más alla, supo abrirse un lugar en el corazón de muchísimos seguidores, ávidos de conocer más sobre este implacable efectivo.

El 30 de junio de 1995 se estrenó la primera adaptación fílmica en los Estados Unidos. La Argentina presenció su llegada el 3 de agosto del mismo año con el título El Juez. En España se respetó la traducción original: Juez Dredd.

Detrás de las cámaras estuvo Danny Cannon, quien también trabajó en I Still Know What You Did Last Summer. En CSI: Crime Scene Investigation y Gotham asumió el doble rol de productor y director. Además escribió los guiones para algunos episodios. También compuso el tema principal para Gotham y fue el responsable por el videoclip de Björk, Play Dead.

Es uno de los directores televisivos mejor pagos en la industria y doce de sus quince episodios piloto continuaron en forma de serie.

Actualmente anunció que está trabajando en una miniserie precuela llamada Pennyworth, que cubrirá el pasado en la vida de Alfred, mayordomo de Batman.

Respecto a la película se sintió tan molesto por las constantes discusiones con Stallone que se juró que nunca volvería a trabajar con una superestrella. También afirmó que la versión final fue muy diferente de la que estaba plasmada en el guión por culpa de los permanentes cambios demandados por el astro.

Juez Dredd es un personaje nacido en el comic británico de la mano del guionista John Wagner y el dibujante Carlos Ezquerra, y su primera aparición fue en 1977.

El primero de ellos también creó a los personajes del Ventrílocuo y Scarface para la serie animada de Batman, además de ser el autor de la novela gráfica llevada al cine, A History of Violence.

En una entrevista para Empire, en 2012 dijo que la historia no tenía nada que ver con su personaje. Judge Dredd no era realmente el Judge Dredd que él había escrito, a pesar de que Sylvester Stallone estuvo perfecto en su interpretación.

Carlos Ezquerra, por su parte, también fue dibujante y creador de Strontium Dog, otro popular personaje de las viñetas, para la publicación Starlord.

La historia para el film fue escrita por Michael De Luca y William Wisher.

De Luca también fue autor de algunos episodios para la serie Freddy’s Nightmares y el largometraje Freddy’s Dead: The Final Nightmare.

Realizó un cameo en un capítulo de The Sopranos y tiene una larga trayectoria como productor.

Su primer contacto con la industria fue como productor asociado en Leatherface: The Texas Chainsaw Massacre III, en 1990.

Fue presidente de New Line Cinema y Dreamworks.

Es un ávido lector de cómics y admirador de la obra de Frank Miller.

Wisher, por su parte, colaboró con diálogos adicionales en Terminator, el guión de la exitosa secuela, Terminator 2: Judgement Day y The 13th Warrior.

La adaptación al libreto cinematográfico corrió por cuenta del mismo Wisher y Stephen De Souza, responsable por Die Hard, 48 Hs. y Commando.

También fue productor de episodios para V (http://septimopodcast.com/wp/v-la-serie/) y Knight Rider (http://septimopodcast.com/wp/kitt-te-necesito/), además de dirigir Street Fighter, de 1994.

En un futuro distópico, en el año 2139, la ciudad de MegaCity One cuenta con una fuerza de policías que ejecutan las funciones de policía, juez y verdugo: los Jueces. Estas fuerzas fueron creadas con el fin de hacer frente a la creciente violencia en la que se estaba sumiendo la humanidad. Estos efectivos están habilitados para utilizar la fuerza letal ante cualquier criminal. El más implacable y letal de ellos lleva su nombre asociado al concepto de justicia: Dredd.

El mítico Sylvester Stallone (Sly) dio vida al protagonista de esta historia. Sly ya era mundialmente conocido por sus icónicos personajes Rocky, por el cual fue nominado para el máximo galardón en la industria, y Rambo. Además de entrañables obras como Cobra, Over the Top (http://septimopodcast.com/wp/over-the-top/) y la saga del revival emotivo The Expendables.

Ha escrito, dirigido y producido muchas de sus obras y en su tiempo libre le gusta pintar, reconociendo su admiración por Leonardo Da Vinci.

Su característico labio torcido es producto de una complicación con los fórceps al momento del parto.

Fue uno de los propietarios de la cadena de restaurantes Planet Hollywood junto con Arnold Schwarzenegger y Bruce Willis.

A los quince años, sus compañeros de colegio lo eligieron como el candidato más seguro para terminar en una silla eléctrica.

Fue nominado al menos en diez oportunidades a los premios Razzie, incluyendo las categorías Peor actor de la década de los ochenta y Peor actor del siglo.

Le gusta mirar películas de Bollywood.

En una entrevista se refirió al film, con las siguientes palabras: Mirando hacia atrás, veo a Judge Dredd como una oportunidad perdida. Parece que hubo muchos fans que se molestaron por el hecho del Juez quitándose el casco, porque nunca lo hace en los comics. Nunca había escuchado sobre el personaje antes del ofrecimiento de la película, pero siento que desperdiciamos el gran potencial que había en la idea. Probablemente tendría que haber tenido algún toque de humor y diversión. Lo que aprendí de esta experiencia es que no debimos haber intentado hacer Hamlet. Tendría que haber sido algo así como Hamlet & Eggs.

Por lo que recuerdo, tuvimos problemas desde el principio. La filosofía de la película no estaba claramente definida. No sabíamos si iba a ser un drama serio o de tintes de comedia, como otras producciones exitosas de ciencia ficción. Había un montón de cosas que no encajaban. Era como un pez con plumas. Los escenarios y diseños eran increíbles, pero no había comunicación. Sabía que teníamos ese problema cuando después de una toma larga, sin razón alguna, Danny Cannon, que suele ser un tipo tranquilo, saltaba de su silla de director y nos gritaba para luego volver a sentarse como si nada hubiera pasado. Algunos miembros de la producción empezaron a hacer apuestas sobre su expectativa de vida. Creo que en definitiva, la versión proyectada terminó reflejando esa falta de unidad en el equipo.

Rico, un clon malvado del letal Juez, fue interpretado por Armand Assante, cuatro veces nominado al Golden Globe.

A lo largo de su vasta trayectoria se encuentran Gotti y American Gangster.

Trabajó con Stallone en dos filmes más: The Lords of Flatbush y Paradise Alley (http://septimopodcast.com/wp/estas-listo-paradise-alley/).

Rob Schneider caracterizó a Fergie, un hacker liberado de prisión en forma reciente. Su carrera se orientó siempre hacia el humor, destacándose en Deuce Bigalow: Male Gigolo, la cual escribió y produjo, al igual que el show televisivo Rob. Otras de sus apariciones fueron Big Daddy y el histórico Saturday Night Live, cuna de innumerables comediantes.

Trabajó en varias películas de Adam Sandler, de quien es amigo, y le gusta vestir prendas de la década de los setenta.

Cita a los Monty Python, Richard Pryor, Gene Wilder y Peter Sellers como su inspiración para incursionar en el mundo de la comedia.

Jürgen Prochnow interpretó a Judge Griffin, amigo de Dredd. Otras de sus apariciones son Das Boot, The English Patient y Dune.

Había sido considerado para Terminator, rol que quedó en manos de Arnold Schwarzenegger.

Dobló la voz de Sylvester Stallone para las versiones alemanas de Rocky y Rocky II.

Judge Fargo, eminencia en la institución y mentor de Dredd, fue personificado por Max von Sydow, quien contaba con nominaciones para el Golden Globe por The Exorcist y Hawaii.

En su carrera, que supera el centenar de apariciones en pantalla se lo puede ver en Flash Gordon (http://septimopodcast.com/wp/flash-ahhhh-salvador-del-universo/) como el Emperador Ming, la reciente Games of Thrones y Three Days of the Condor.

Diane Lane dio vida a Judge Hershey, una oficial novata que le asignan al implacable protagonista. Fue nominada al Golden Globe en tres oportunidades y en una ocasión para la estatuilla dorada de la Academia.

Entre sus trabajos más destacados se encuentran Unfaithful, Under the Tuscan Sun y la interpretación de Martha Kent, la madre de Superman en Men of Steel, Batman V Superman: Dawn of Justice y Justice League.

Es una de las actrices favoritas del aclamado director Francis Ford Coppola y trabajó tanto en teatro como en comerciales televisivos.

La banda sonora fue compuesta por Alan Silvestri, quien fue nominado por la Academia y para el globo dorado por Forrest Gump y The Polar Express.

Otros de sus trabajos son The Avengers, Lilo & Stitch y The Bodyguard, por citar algunos.

La exitosa Robocop tenía una ambientación y temática similar a la que se expresaba en el universo de los Jueces, lo cual terminó demorando la llegada del implacable Juez a las pantallas.

Originalmente el villano iba a ser Judge Death, un alien para quien la vida es ilegal, pero la creación de su esqueleto resultaría muy costosa para aquellos tiempos. Por dicha razón se optó por Rico, que además, ampliaba el arco argumental sobre el pasado del protagonista.

Se había considerado a los Hermanos Coen para la realización del film, pero lo rechazaron para hacer Fargo. Curiosamente, el personaje de Max von Sydow se llama… Fargo.

La banda de thrash metal, Anthrax dedicó su clásico I Am the Law al letal Juez Dredd.

Además de los cómics, novelas gráficas, crossovers donde unía fuerzas con Batman y algún corto animado, se han producido figuras de acción y varios videojuegos de la franquicia. Hay rumores acerca de la realización de una serie para 2019, pero aún no hay nada confirmado.

¿Entretenida? Si. ¿Memorable? Difícilmente. Más allá de algunos detalles, cumple con una historia bastante genérica de ciencia ficción, pero tiene el atractivo de haber sido la primera vez que veíamos al Juez sinónimo de justicia en la pantalla grande. Sly no lo hace mal, a pesar de los palos que le suelen dar y el resto no desentona. Hasta el mismo Schneider tiene sus momentos de alivio cómico que le aportan un poco de color a una historia que se intenta tomar muy en serio.

Porque desde 1977 el crimen tiene un rival inquebrantable y decidido, cuyo deber es más importante que su vida misma. Tiemblan los criminales cuando escuchan rugir su moto y su paso decidido, proclamándose: Yo soy la ley.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El Séptimo Podcast © 2018 hola@septimopodcast.com